Nuevos caminos para la prospección arqueológica en áreas de montaña: LIDAR

Desde hace unos años las Tecnologías de Información Geográfica se han convertido en una herramienta esencial para los estudios de arqueología espacial. El número de funciones que se pueden desarrollar con los programas informáticos de esta familia es enorme, desde análisis particulares de visibilidad o caminos óptimos a la capacidad de integrar toda la información arqueológica de un territorio en una base de datos única. Una de las tecnologías más nuevas aplicadas a la arqueología es el LIDAR (Light Detection and Ranging).

blogue - fig1

Fig.1: Esquema del funcionamiento del escáner LIDAR (esquema obtenido del INEGI).

Los Modelos Digitales del Terreno (MDT) son representaciones de la topografía terrestre bien conocidas para cualquier usuario de los sistemas de información geográfica. La teconología LIDAR aporta modelos más precisos de alta resolución hechos a partir del escaneo láser del relieve. Los datos se recogen desde un avión que peina el territorio emitiendo haces de pulsos láser y recibiendo los reflejos producidos por su choque contra la superficie. En las zonas con bosques u otros objetos desarrollados verticalmente sobre el terreno pueden producirse varios rebotes, desde la hoja más alta hasta el suelo (fig.1). De esto sale una nube de puntos que representa la superficie terrestre totalmente, con la vegetación, construcciones, etc (fig.2). A través del filtrado de esta nube se seleccionan solamente los puntos del terreno para conseguir un MDT limpio y preciso.

blogue - fig2

Fig.2: Ejemplo de nuble de puntos sin filtrar (obtenido de http://www.wired.com).

Estos modelos tienen una gran utilidad para la detección de microrrelieves que están cubiertos por bosques y son poco visibles en el lugar. En la arqueología agraria tienen múltiples aplicaciones, como la detección de terrazas, caminos, paredes y otras estructuras agrarias, especialmente las que ya están cubiertas por el monte y en vías de desaparición. Esto es lo que están trabajando desde hace varios años en el Dipartimento dei Beni Culturali de la Universidad de Padua, en Italia, para estudiar el paisaje de la provincia de El Trentino. Con el LIDAR se reconocen abundantes restos de terrazas, caminos y otras estructuras que están cubiertas por el bosque. De esta manera pueden estudiarse, entre otras cosas, los paisajes agrarios históricos que han perdido su uso, o prospectar telemáticamente lugares de difícil tránsito o inaccesibles.

En Asturias tenemos el mismo problema: la masa boscosa cubre numerosos sitios con restos arqueológicos difíciles de ver en una prospección convencional in situ. Por ello este sistema vale para facilitar el trabajo del arqueólogo y mejorar en cantidad y calidad la información recogida. Con este objetivo, nuestro compañero Andrés Menéndez Blanco, de la Universidad de Oviedo, ha realizado en Padua una estancia de investigación de tres meses con el objetivo de familiarizarse con estas técnicas y valorar las posibilidades de su implementación en el desarrollo de los proyectos investigadores de nuestro equipo. Para ello, ha colaborado durante este tiempo con los investigadores del proyecto APSAT (Ambiente e Paesaggi dei Siti d’Altura Trentini)-Alpinet.

blogue - fig3

Fig.3: Ejemplo de imagen LIDAR de Ayande (Asturias).

En España el Instituto Geográfico Nacional está desarrollando un vuelo LIDAR por todas las comunidades dentro del nuevo Plan Nacional de Ortofotografía Aérea (PNOA). Para el Noroeste están disponibles casi todas las hojas de manera libre en el Centro de Descargas del instituto. Supone un paso importante pero la densidad de puntos recogidos y los modelos resultantes tienen una resolución muy baja para la arqueología. Como ejemplo ponemos dos casos, uno del área minera de La Freita (Ayande, Asturias) y otro del lugar de Manzano (El Trentino, Italia). En la imagen de La Freita se ven tan solo los relieves más destacados: La Fana la Freita (mina romana que tiene unos 700 metros entre sus extremos), algunas pistas ganaderas y carreteras. Por otro lado no se ven la mayoría de los depósitos ni canales mineros. En el ejemplo marcamos La Fana la Freita (visible), un depósito con más de 5 metros de ancho por 70 de largo (no visible), y un canal ensanchado por la boca de un túnel colapsado que cruzaba L’Altu l’Estreitín (no visible) (fig.3). En Manzano se pueden ver, por el contrario, los muros entre las parcelas de una ería, trincheras de la I Guerra Mundial y algunos restos de un castillo medieval (fig.4).

blogue - fig4

Fig.4: Ejemplo de imagen LIDAR de El Trentino (Italia).

A pesar de todo esto, el LIDAR ya es una herramienta básica para la creación de cartografía y es cuestión de tiempo que se realicen nuevos vuelos que den modelos con una resolución mayor y útil para nuestra investigación sobre los espacios agrarios en el ámbito occidental cantábrico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología del Paisaje, Ayande. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s