David González Álvarez analiza en su tesis doctoral la genealogía de los paisajes culturales de las montañas del Occidente Cantábrico en la Prehistoria reciente

Hace unos días, nuestro compañero David González Álvarez presentó en el Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid su tesis doctoral «Poblamiento y Antropización del Occidente de la Cordillera Cantábrica durante la Prehistoria reciente: una aproximación desde la Arqueología del Paisaje», que mereció la máxima calificación, de sobresaliente cum laude por unanimidad por parte del tribunal evaluador. El trabajo estuvo dirigido por los profesores Gonzalo Ruiz Zapatero (Universidad Complutense de Madrid), Margarita Fernández Mier (Universidad de León) y Carlos Marín Suárez (Universidad de La República, Uruguay).

Fig1_b

Trabajos arqueológicos en el entorno del túmulo de La Chalga, en la braña de L’Estoupiel.lu (Vigaña, Miranda)

La genealogía de los paisajes culturales asturianos

Esta tesis doctoral subraya el profundo componente cultural del «Paraíso natural» de las montañas cantábricas, pues buena parte de los rasgos que caracterizan los paisajes rurales de este territorio son consecuencia directa o indirecta de las actividades humanas a lo largo de la historia. Partiendo del marco teórico-metodológico de la Arqueología del Paisaje, este trabajo centra su atención en los procesos de antropización del sector asturleonés de la Cordillera Cantábrica a lo largo de la Prehistoria reciente, considerando las informaciones arqueológicas y paleoambientales disponibles en este ámbito entre el Neolítico y la conquista romana. Esta mirada lleva al arqueólogo a hacerse preguntas sobre el paisaje en su conjunto, y no sólo acerca de yacimientos concretos como castros o monumentos megalíticos.

Al analizar las relaciones que establecían las comunidades humanas que poblaron este territorio durante las fases terminales de la Prehistoria, el autor señala la relevancia de la extensión de la agricultura y la ganadería hace unos 6.000 años. En adelante, estas actividades determinarían la configuración de los paisajes de montaña en Asturias y el Norte de León, iniciándose procesos deforestadores para generar espacios agrarios y pastizales. El análisis de las formas de poblamiento y subsistencia de estas comunidades itinerantes constituye uno de los principales valores de este trabajo, en el que se propone un modelo de interpretación fundamentado en los casos de estudio a diferentes escalas que estructuran la tesis doctoral. Otro cambio de hondo calado en la formación de los paisajes culturales de la Prehistoria reciente vendría dado por la sedentarización plena de las comunidades humanas hace unos 2.800 años. Es entonces, a comienzos de la Edad del Hierro, cuando se establecieron los primeros castros que darían origen a un paisaje agrario en mosaico. Estos poblados monumentalizados, como el de El Castru de Vigaña (Miranda, Asturies) serían a su vez los elementos articuladores de un paisaje nuclearizado en términos sociales y políticos, en el que por primera vez en la historia sucesivas generaciones nacieron y murieron en un mismo lugar de residencia.

Fig2_b.jpg

La aldea de Pigüeña (Somiedu, Asturias) ofrece un buen ejemplo del paisaje agrario en mosaico con huertas, prados cercados (algunos de los cuales habrían sido en otros tiempos cultivos de escanda o maíz) y espacios de monte resultado de siglos de la interacción humana con su entorno

El trabajo campesino, motor en la configuración del paisaje

Despejar la neblina que envuelve la vida de nuestros ancestros en la distante Prehistoria es también un recurso necesario para repensar nuestro presente e imaginar un futuro diferente. En este sentido, una de las principales conclusiones de esta tesis doctoral señala la importancia del trabajo campesino en la conformación de los paisajes rurales de nuestras montañas cantábricas. Han sido los paisanos y las paisanas, a lo largo de generaciones, y ya desde el Neolítico o la Edad del Bronce, los principales vectores en la modelación del aspecto y las características de los paisajes rurales campesinos, que en la actualidad son inseparables de la identidad asturiana. Esta consideración lleva al autor a reclamar que las comunidades locales en el medio rural sean tomadas en consideración en el diseño de las políticas territoriales que mediarán en el futuro del mundo rural asturiano.

Vigaña (Belmonte de Miranda) como laboratorio y soporte de la investigación

Si bien el área general de estudio en esta tesis doctoral abarca un área extensa de la Cordillera Cantábrica, la investigación se ha fundamentado en buena medida en el trabajo arqueológico desarrollado en torno a la aldea de Vigaña, en el concejo asturiano de Miranda. Es en esta localidad del valle del río Pigüeña donde nuestro equipo investigador viene invirtiendo buena parte de su esfuerzo de trabajo en los últimos años. Así, entre los resultados de estos prometedores estudios pueden ser destacados el reconocimiento de asentamientos neolíticos al aire libre como Las Corvas, así como la caracterización cronoestratigráfica de una secuencia compleja de ocupación para el poblado de la Edad del Hierro de El Castru de Vigaña, en donde se han obtenido interesantes informaciones relativas a la subsistencia de las comunidades castreñas de estas montañas. Estos yacimientos constituyen el núcleo analítico sobre el que se ha fundamentado la tesis doctoral recientemente defendida. No obstante, y pese al notable interés de los resultados obtenidos hasta la fecha, y a la clara potencialidad de proseguir esta actividad investigadora, la continuidad de nuestro proyecto investigador en Vigaña se ve en estos momentos comprometida ante la falta de apoyos económicos por parte de las instituciones.

Fig3_b.jpg

Trabajos de excavación en el sector de L’Hortal, en la aldea de Vigaña (Miranda), en cuyo entorno se han reconocido evidencias de la ocupación neolítica de este espacio


Ver noticias relacionadas en prensa:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología del Paisaje, Desarrollo Rural, Edad del Hierro, Excavación, Neolítico, Patrimonio, produción científica, Vigaña. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a David González Álvarez analiza en su tesis doctoral la genealogía de los paisajes culturales de las montañas del Occidente Cantábrico en la Prehistoria reciente

  1. Pingback: Una lectura de los paisajes rurales desde el registro arqueológico | Arqueología Agraria

  2. Pingback: Tras los pasos del ejército romano en el Noroeste ibérico | Arqueología Agraria

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s