Una lectura de los paisajes rurales desde el registro arqueológico

Durante décadas las estrategias de promoción turística en muchos territorios rurales, especialmente en las áreas de montaña, han puesto el acento en subrayar los valores naturales de un paisaje del que se resaltan determinados elementos emblemáticos: una geología espectacular, unos bosques prístinos o una fauna en peligro de extinción. En cambio, estas lecturas ponen escasa atención en la importancia que ha tenido la mano del ser humano en la conformación de los paisajes tal y como los conocemos en la actualidad. Evidentemente, desde diversas disciplinas ha existido ese interés, pero parece que en los últimos años, por encima de la importancia de las comunidades humanas como hacedoras de paisaje, se está imponiendo, en algunas zonas peninsulares, una visión más natural y contemplativa del paisaje y del territorio.

SONY DSC
Las actividades antrópicas han impreso su huella de manera clara en los paisajes rurales.

A estos planteamientos hay que unir la encrucijada en la que se sitúa el medio rural español, que desde mediados del siglo XX sufre una severa despoblación y en los últimos años ha sido el receptor de las diversas políticas nacionales y europeas, en muchas ocasiones contradictorias, en las que prácticamente está ausente una mirada que dote de valor patrimonial al variado elenco de elementos que conforman el paisaje.

Partimos pues del concepto de los paisajes culturales, intentando revalorizar toda una serie de elementos que son el resultado de la acción del ser humano sobre el medio durante milenios y que han permitido la conformación de los paisajes actuales. Unos paisajes que tienen una compleja profundidad histórica que no sólo debemos investigar desde las construcciones más emblemáticos que generalmente son considerados yacimientos arqueológicos, sino desde el estudio de cualquier elemento que aporte información que permita acercarnos a la complejidad de las prácticas productivas. Así, junto a castillos, iglesias, cuevas, lugares de hábitat o grandes monumentos, estudiamos sistemas de aterrazamiento, canales de riego, estructuras ganaderas…, y damos una gran importancia a los estudios bioarqueológicos que, por un lado nos aportan datos que permiten dar profundidad histórica al paisaje actual y decodificar su proceso formativo, y por otro nos dan información sobre grupos sociales que han sido los grandes ausentes de las investigaciones en determinados períodos. Se trata pues de abordar el estudio del paisaje de forma diacrónica y compleja: trascender la información que nos aporta la lectura de las formas que se mantienen en superficie y los datos de los documentos escritos y comprender el paisaje a través de la aplicación de la metodología arqueológica.

visitaCea1b
Margarita Fernández Mier en una visita al castillo de Cea con alumnado de la ULE

Para ello hemos trabajado en una doble dirección, con casos de estudios que plantean una problemática tanto histórica como metodológica muy distinta: dos aldeas de montaña aún ocupadas en la actualidad, Vigaña y Santu Adriano en Asturias y el municipio de Cea en León. Analizaremos de forma sucinta ambos casos en la charla que da inicio a las Jornadas Patrimonios emergentes: viejas fábricas y paisaje rural, que ha organizado el grupo de investigación Invester y ha promovido el Departamento de Geografía y Geología de la Universidad de León, bajo la coordinación de la profesora Paz Benito del Pozo.

Esta forma distinta de abordar la práctica arqueológica, ha permitido avanzar cualitativa y cuantitativamente en la historia de la conformación del paisaje, pero además nuestro equipo de trabajo ha apostado fuertemente por contribuir a la revalorización de lo propio por parte de la población que aún se mantiene en el medio rural. Para ello hemos diseñado diversas actividades que implicaban a la población, en algunos casos con mayor éxito que en otros; sin embargo consideramos a lo largo de los seis años de desarrollo del proyecto hemos logrado contactar con la propia comunidad investigada y hemos comenzado a crear canales de comunicación en una doble dirección: nosotros, la comunidad científica, recuperamos una valiosísima información histórica y ellos, los habitantes del medio rural, adquieren herramientas que les ayudan a revalorizar su patrimonio.

>>Ver programa del Ciclo de Conferencias<<


Ver noticias relacionadas en prensa:

La investigación sobre el territorio de Cea realizada por Patricia Aparicio Martínez recibe el premio “Mariano Rodríguez”

CEA

El pasado 25 de marzo la comisión que dirime el premio “Mariano Rodríguez” de la “Fundación Carolina Rodríguez” León, concedió el premio correspondiente a la edición de 2014 en Ciencias Sociales y Humanidades a la investigación realizada por nuestra compañera Patricia Aparicio Martínez sobre el territorio de Cea con el título: “Génesis de la configuración del poblamiento altOmedieval en el valle del Cea. Una contribución desde la arqueología del paisaje y los análisis SIG”

El territorio de Cea (León) es uno de los lugares de trabajo de nuestro equipo de investigación. El área de estudio, situada cerca de Tierra de Campos, tiene una problemática metodológica totalmente distinta a la que abordamos en los yacimientos estudiados en Asturias. En este caso, la prospección arqueológica convencional ha permitido documentar grandes yacimientos de época romana y medieval, ya que las alteraciones derivadas de las prácticas agrícolas contemporáneas han sacado a la superficie innumerables materiales arqueológicos que facilitan la identificación de los hábitats de estos períodos. Pero esta misma práctica que propicia su localización implica la destrucción de estos yacimientos. No en vano, es posible documentar grandes transformaciones topográficas en estos campos de cultivo que han transformado sustancialmente la geografía local. Estos agudos procesos postdeposicionales dificultan la localización de yacimientos pertenecientes a períodos antiguos cuyos restos arqueológicos son más difíciles de caracterizar.

La metodología de trabajo adoptada en este territorio ha consistido en la realización de una prospección de cobertura total cuya información se ha volcado en un SIG a partir del cual se han realizado distintos análisis locacionales y estudios territoriales.

En primer lugar, se elaboraron estudios de distribución de los yacimientos a los cuales se atribuyó una primera cronología a partir del estudio de los materiales cerámicos. Esto nos ha permitido advertir unas marcadas diferencias locacionales entre los yacimientos romanos y altomedievales. Los primeros se disponen en lugares abiertos relacionados de forma laxa con las corrientes de agua, mientras que los yacimientos atribuibles al periodo altomedieval se concentran en los alrededores del actual núcleo de Cea, buscando lugares prominentes.

En segundo lugar se realizaron análisis de dispersión de los materiales arqueológicos recuperados, para comprender el radio de acción de las comunidades aldeanas y sus pautas de territorialidad. El sistema utilizado fue el de densidad simple –Kernel– que, mediante la aplicación de un algoritmo, ofrece el análisis de preeminencia cuantitativa de un global de puntos dados.

Finalmente se efectuaron estudios de visibilidad, analizado los factores de localización, entendiendo éstos por aquellas características de cada emplazamiento que determinan la elección predilecta en la ubicación de un asentamiento respecto a otro. Este análisis contempla una serie de factores como la cuenca visual, la prominencia visual, la movilidad y la accesibilidad a los recursos del medio como la hidrología o los recursos potenciales agrícolas.

La información aportada por los análisis de la prospección realizados con el concurso de las Tecnologías de Información Geográfica nos permitirá plantear hipótesis sobre las formas de ocupación del territorio, así como determinar los lugares en los que realizar las intervenciones arqueológicas intensivas previstas en nuestro proyecto. Estas intervenciones dieron comienzo durante nuestra campaña de excavaciones de 2012, en los parajes de La Cabaña y Eras de San Pedro, con las que pretendemos lograr una caracterización cronológica más precisa de los yacimientos catalogados así como obtener una estratigrafía y una secuencia cerámica que nos permita realizar una lectura más compleja de la prospección arqueológica del territorio.

Bibliografía:

Aparicio Martínez, P. (2011), La configuración del territorio en la Alta Edad Media en la Cuenca del Duero, Primeros resultados y problemas de la prospección en el valle del Cea (León), Estrat Critic, 5, vol. 2, 435-444.

Fernández Mier, M., Aparicio Martínez, P.,Fernández Fernández, J., Álvarez González, D., Alonso González, P., (2013), “Proyecto de investigación: La formación de los paisajes agrarios del Noroeste Peninsular durante la Edad Media (siglos V al XII)”, Debates de Arqueología Medieval, 3, pp. 359-374.

Fernández Mier, M., Tejerizo García, C., Aparicio Martínez, P. (2014), “El territorio de Cea entre la tardoromanidad y la Alta Edad Media”, en Las fortificaciones en la Tardoantigüedad. Élites y articulación del territorio (siglos V-VIII d.C), Ed La Ergástula, pp. 159-178.

Aparicio Martínez, P. (2014), “Prospección e identificación de registros arqueológicos de la Antigüedad Tardia y la Alta Edad Media. Gestión SIG como recurso para un primer estudio del poblamiento en el valle del Cea (León)”, en Actas de las Segundas Jornadas de jóvenes Investigadores del Valle del Duero, Valladolid.

CEA2

Actividades de difusion en el verano de 2014: participación en el Congreso de Historia Medieval de Leeds y conferencia en Cea

Este verano hemos centrado la actividad de nuestro grupo de investigación en los trabajos de laboratorio y en actuaciones de difusión de los resultados obtenidos en las últimas campañas de excavación arqueológica. Esta labor de difusión se ha realizado a diversas escalas, desde la participación en congresos internacionales, a las charlas en nuestras áreas de estudio, pasando por la programación de actividades didácticas destinadas  al público infantil y juvenil.

Durante el pasado mes de julio nuestra compañera Margarita Fernández Mier participó en  el International Medieval Congress, celebrado en la ciudad de Leeds, en una sesión titulada: On the Fringes of Empire: Local and Supra-Local Identities beyond the Carolingian Realm, I. La comunicación presentada al congreso tenía como título “Peasant Communities and Distant Elites in Early Medieval Asturias: An Archaeological Approach” y tenía como temática de análisis el estudio arqueológico de los espacios habitados en la Alta Edad Media asturiana y la relación de las comunidades aldeanas tienen con los poderes de carácter local y supralocal, analizados a través tanto de la cultura material como de la documentación escrita.

International Medieval CongressEl pasado día 9 de agosto, realizamos otra actividad de difusión, en este caso relacionadacon los trabajos llevados a cabo en la localidad de Cea, con una charla que llevaba por título  “El territorio de Cea entre la Tardorromanidad y la Alta Edad Media”, exponiendo someramente los contenidos de nuestra reciente publicación en la obra colectiva Las fortificaciones en la tardorromanidad. Élites y articulación del territorio (siglos V – VIII d.C.).

Cea tardorromanidad

El territorio de Cea (León) durante la tardorromanidad y la Alta Edad Media

las-fortificaciones-en-la-tardoantiguedad

Si la semana pasada presentábamos en Zamora un avance de resultados de las excavaciones realizadas en Vigaña en el poblado fortificado de El Castru, los compañeros de Zamora Protohistórica nos ofrecen de nuevo noticias relacionadas con nuestro proyecto de investigación, pues recientemente ha sido publicada la monografía Las fortificaciones en la tardorromanidad. Élites y articulación del territorio (siglos V – VIII d.C.). Esta nueva publicación, que ha sido editada por Ediciones de La Ergástula, recoge los resultados de las investigaciones sobre la transición entre la tardorromanidad y la Alta Edad Media en la cuenca del Duero realizadas por nuestros compañeros Margarita Fernández Mier, Carlos Tejerizo García y Patricia Aparicio Martínez, quienes firman el trabajo “El territorio de Cea (León) durante la tardorromanidad y la Alta Edad Media”. Este artículo ofrece una lectura territorial que surge de las prospecciones y sondeos exploratorios realizados en esta zona leonesa en los últimos años.

Cea: Un castillo en el aire

Desde el equipo de investigación de Arqueología Agraria queremos unirnos a las peticiones, como la de los propios vecinos de Cea o colectivos como Promonumenta se están promoviendo en los últimos meses en defensa de la necesidad inminente de restaurar el castillo de Cea.

Vista del castillo de Cea desde el Este
Vista del castillo de Cea desde el Este

En estos últimos meses, nuestro equipo de investigación ha estado volcado en el estudio de los materiales cerámicos recuperados en el transcurso de las prospecciones y excavaciones que realizamos en el entorno de Cea a lo largo de estos dos últimos años de investigaciones. Durante los meses de invierno los equipos de investigación arqueológica llevamos a cabo algunas tareas clave para la comprensión de los datos recuperados en el trabajo de campo estival. Las excavaciones realizadas en verano suponen el punto de inicio de una larga tarea de escrutinio de las cerámicas exhumadas, el envío de las muestras para realizar datos diversos, como radiocarbono, estudios de pólenes, etc. A la vez, dedicamos gran esfuerzo a la difusión de los resultados preliminares en foros especializados, que en nuestro caso se materializará en una serie de publicaciones de próxima aparición. Al mismo tiempo, confiamos en dar a conocer muy pronto los primeros resultados de estos estudios a la ciudadanía en general, y a los habitantes de los lugares en donde trabajamos en particular.

Pero, a pesar de que la investigación continúe avanzando, nos sigue preocupando cómo abordar la consolidación y conservación del castillo de Cea, tema sobre el que nos están llegando muy malas noticias en los últimos meses. Son varios los problemas que giran en torno a este bien patrimonial. El estado del castillo es deplorable, apenas se mantiene en pie y sus cimientos en la zona Noroeste, la más cercana al escarpe natural cerca del río, están prácticamente en el aire. Lo cual, es una amenaza muy seria a la integridad de los últimos restos que quedan en pie de esta fortaleza.

Nos preocupa que la crisis que atraviesa nuestro pais pueda dar un último empujón al deterioro del castillo. Y además, los problemas en relación a la propiedad de los terrenos donde se levanta el castillo siguen sin visos de resolverse. Aparentemente, sigue sin aclararse los resultados de una antigua donación frustrada, y aún la Junta Vecinal o el propio Ayuntamiento desconocen si será posible alcanzar una pronta resolución a las disputas. Mientras tanto, seguimos con preocupación estos problemas burocráticos que amenazan con hacer desaparecer una de nuestras Joyas del Patrimonio de Castilla y León.

La resolución a estos problemas, vendría con el fin de las largas gestiones legales y judiciales que lograsen la cesión de esta propiedad privada a un ente público que pudiera acometer las necesarias obras de consolidación y remodelación. Otro problema añadido es que, con la espera, se corre el riesgo de que la gran suma necesaria para conservar los restos aún preservados siga creciendo día a día, visto el deterioro creciente del castillo. Además, la larga espera acerca un negro horizonte en el que los restos en pie de la torre pudiesen derrumbarse definitivamente. ¿Podrá esperar nuestra joya tanto tiempo?

Para terminar, nos gustaría realizar un llamamiendo a la Junta de Castilla y León y al resto de instituciones públicas competentes en materia de Protección y del Patrimonio cultural, para que se actúe de inmediato, y se evite que el castillo de Cea se siga cayendo. Los organismos públicos y los técnicos y políticos involucrados en la conservación del Patrimonio no pueden permanecer al margen de este serio problema. Es fundamental que los esfuerzos de todos converjan, y que así una población como Cea pueda mantener el orgullo por lo que es suyo y la esperanza de que el castillo pueda algún día constituirse como una fuente de recursos patrimoniales que ofrezcan nuevas oportunidades a un municipio en permanente decadencia demográfica.

Prospección sistemática y estudios territoriales mediante la aplicación de S.I.G. en Cea

El pasado viernes 26 de octubre se celebraron en León las II Jornadas de Jóvenes Investigadores en Arqueología de la Cuenca del Duero. Estas Jornadas servían para exponer las últimas investigaciones llevadas a cabo por aquellos jóvenes investigadores que desarrollan sus investigaciones doctorales en este ámbito geográfico. Desde nuestro grupo de investigación en Arqueología Agraria quisimos contribuir al debate con una aportación de la arqueóloga Patricia Aparicio en relación a sus trabajos relativos al análisis territorial del valle del Cea (León), uno de los focos de atención de nuestro equipo de investigación.

Prospectando el área de El Castro y La Malena, en el entorno de Cea (León), durante los trabajos de campo de otoño de 2009.

Nuestra compañera ofreció su contribución “Prospección e identificación de registros arqueológicos de la Antigüedad Tardía y la Alta Edad Media. Gestión S.I.G. como recurso para un primer estudio del poblamiento en el valle del Cea (León)” en el transcurso de la sesión “La Antigüedad Tardía en el valle del Duero”. Su exposición desgranó los resultados obtenidos mediante un trabajo de investigación realizado gracias a una beca otorgada por la Fundación Villalar–Cortes de Castilla y León. En primer lugar, Patricia Aparicio detalló las estrategias metodológicas seguidas en la configuración de una prospección de cobertura total a escala microrregional. Dicha prospección permitió la localización de una serie de asentamientos tardorromanos y altomedievales en el entorno de Cea que permanecían inéditos en la Carta Arqueológica regional. A partir del estudio territorial de los datos obtenidos mediante la prospección sistemática mediante Tecnologías de Información Geográfica se han derivado unas primeras hipótesis acerca del poblamiento tardoantiguo y altomedieval en la zona de estudio. Estas hipótesis del estudio de Arqueología territorial han podido ser conjugadas con el estudio cerámico de los materiales recuperados en las prospecciones. Como resultado, nuestro equipo ha podido singularizar los respectivos tipos de asentamientos (tardorromanos/altomedievales), pues siguen pautas diferenciadas de localización, en función de parámetros como la visibilidad, la accesibilidad, su relación con distintos tipos de espacios productivos, la distancia a recursos hidrológicos, etc.

Gracias a este estudio, hemos podido dar el siguiente paso en nuestras investigaciones, planificando la realización de una serie de sondeos y excavaciones en área en algunos de los yacimientos detectados en la prospección. Estos trabajos, iniciados en el presente año 2012, nos ofrecerán más información sobre los tipos de hábitat y las formas de vida de los campesinos que, en época medieval, vivían sujetos al poder territorial del castillo de Cea, cuyos restos monumentales aún se alzan en la localidad homónima.

Igualmente, de confirmarse las hipótesis obtenidas mediante la metodología empleada en la prospección y en el análisis territorial de los datos obtenidos, podrían derivarse interesantes posibilidades de transferencia de esta metodología de investigación arqueológica para otras zonas de la Cuenca del Duero.

Los alumnos del Máster de Historia Medieval de Castilla y León visitan Cea

El «Máster de Historia Medieval de Castilla y León» es una titulación oficial de postgrado que se imparte entre las cuatro Universidades públicas de Castilla y León (Salamanca, Valladolid, Burgos y León) y cuenta además con la participación del Instituto de Historia del CSIC. Los alumnos matriculados en este máster interuniversitario cursan distintas asignaturas en todos los centros académicos participantes. En las últimas semanas han tenido lugar algunas de los módulos ofrecidos por la Universidad de León, por lo que el pasado martes 23 de octubre, 10 alumnos del máster se desplazaron a la localidad de Cea para visitar su castillo y conocer el territorio circundante.

Un momento de la explicación de la arqueóloga Margarita Fernández Mier en el castillo de Cea.

Esta salida de campo tenía lugar en el marco de la asignatura «Mundo rural y concejos en La Plena Edad Media» que coordinan los profesores de Historia Medieval de la Universidad de León José María Santamarta Luengos y Margarita Fernández Mier. El objetivo de la visita era realizar una clase práctica en la cual los alumnos recibieran información de primera mano de los estudios que se están realizando desde la Universidad de León en relación con la Alta y Plena Edad Media del territorio de Cea. Tales investigaciones se están llevando a cabo gracias a los proyectos «La formación de los paisajes del Noroeste Peninsular durante la Edad Media (siglos V al XII)» (Ref. HAR2010-21950-CO3-03), financiado por la Secretaría de Estado de I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad, y «León en la Alta Edad Media: el territorio de Cea entre los siglos V al XII» (Ref. LE302A11-1), financiado por la Junta de Castilla y León.

La privilegiada situación del castillo de Cea, sobre una elevación con un perfecto dominio visual de su entorno, permitió explicar la red de poblamiento de época antigua y medieval del paisaje circundante, así como acercarse a la evolución que ha tenido este territorio a lo largo de su historia, después de convertirse en el centro de un importante condado. Con este ejemplo práctico los alumnos tomaron contacto directo con las problemáticas que se plantean para el desarrollo de una metodología arqueológica que aborde el estudio diacrónico del paisaje. Los participantes en esta clase de máster pudieron discutir sobre los retos de esta clase de investigaciones, tanto desde una perspectiva meramente investigadora, como desde el punto de vista de la Gestión y Conservación del Patrimonio. En términos históricos, esta clase sirvió para que los alumnos se familiarizasen, a través del caso concreto de Cea, con las transformaciones que tienen lugar en la organización del territorio leonés desde la tardoantigüedad hasta la Plena Edad Media.

Foto en grupo de la clase práctica del Máster de Historia Medieval de Castilla y León realizada frente al castillo de Cea.

II Jornadas de Jóvenes Investigadores del valle del Duero (León, 25-27 octubre 2012)

Entre los días 25 y 27 de octubre se celebrarán en el Museo de León las II Jornadas de Jóvenes Investigadores del valle del Duero. Será la segunda edición de este congreso para arqueólogos jóvenes (entendiendo esto no en términos de edad, sino de carrera investigadora) del cual son alma máter los compañeros de la Asociación Científico-Cultural Zamora Protohistórica. Durante los tres días de las Jornadas, unos 120 investigadores en fase predoctoral llegados principalmente de España y Portugal, aunque también de otros países como Francia, Irlanda o Puerto Rico, presentarán un avance de sus trabajos arqueológicos en torno al valle del Duero. Estas Jornadas se marcan como objetivos completar los vacíos existentes en la investigación actual en la cuenca del Duero, siendo un punto de encuentro para jóvenes investigadores de España y Portugal. A la vez, pretenden contribuir al establecimiento de un diálogo científico fructífero entre estos especialistas, creando también un foro de debate entre el personal investigador y el público asistente.

En el contexto de estas jornadas, nuestra compañera Patricia Aparicio presentará el una comunicación en la que, bajo el título de “Prospección e identificación de registros arqueológicos de la Antigüedad Tardía y la Alta Edad Media. Gestión S.I.G. como recurso para un primer estudio del poblamiento en el valle del Cea (León)“, expondrá los resultados del estudio territorial desprendido de los trabajos de nuestro equipo en el término municipal de Cea (León), donde este año hemos realizado excavaciones arqueológicas puntuales que avanzan en nuestra comprensión sobre esta área geográfica. Esta comunicación será presentada en la Sesión 5 “La Antigüedad Tardía en el valle del Duero”, que tendrá lugar el viernes 26 entre las 13:15 y las 17:00, y en la que Margarita Fernández Mier actuará como relatora. En esta misma sesión, participará el investigador de la UPV Carlos Tejerizo, colaborador habitual de nuestras investigaciones en Cea (León) y Vigaña (Belmonte de Miranda, Asturias), con una comunicación con el título “La materialidad de lo cotidiano en la Alta Edad Media: la cerámica de la Mata del Palomar (Nieva, Segovia)“, de igual forma que otro arqueólogo participante en las excavaciones de Vigaña en 2012, Jesús Rodríguez Hernández investigador de la UCM, expondrá el viernes a las 9:00 su comunicación “La especialización artesanal en el suroeste de la cuenca del Duero durante la Segunda Edad del Hierro“.

Vista de uno de los campos prospectados de manera intensiva en el término municipal de Cea durante nuestra campaña de 2009.

>>Ver nota de prensa en Agencia DiCyT, 11/10/2012<<

>>Ver Nota de prensa en Europa Press, 20/10/2012<<

>>Ver programa detallado de las Jornadas<<

Final de campaña en Cea

Nuestros trabajos de excavación en Cea llegan a su fin por este año. Han sido dos semanas intensas de trabajo en La Cabaña y Eras de San Pedro que nos han dejado con muy buen sabor de boca. En lo que toca a la vertiente arqueológica del proyecto, los objetivos previos se han cumplido en buena medida. Fundamentalmente, hemos detectado algunas estructuras subterráneas de almacenamiento de época altomedieval en Eras de San Pedro. Estos hallazgos constituyen un sólido paso adelante en nuestras investigaciones, como explicamos con más detalle bajo estas líneas. Por su parte, nuestro equipo ha disfrutado de una calurosa acogida por parte de los habitantes de Cea, la corporación municipal y el tejido ciudadano local y comarcal. Estas buenas sensaciones refuerzan nuestros ánimos, a la vez que suponen aportes de informaciones de interés para nuestras investigaciones que sólo la población local, perfecta conocedora del territorio, puede ofrecer.

Paisaje agrario del entorno de Cea.

En 2009, nuestro equipo prospectó el territorio municipal de Cea, obteniendo información muy diversa sobre asentamientos antiguos. Dichos espacios de hábitat fueron detectados a partir de materiales muebles hallados en superficie, principalmente cerámicas. La acción del arado había removido el subsuelo, permitiendo que algunos objetos llegasen hasta la superficie. Así, el elenco de materiales que recuperamos en las largas jornadas de prospección sistemática nos permitió interpretar la ubicación de los asentamientos humanos pretéritos, a partir de cálculos estadísticos sobre las concentraciones de estos materiales. Esta labor fue desarrollada por nuestra compañera Patricia Aparicio, gracias a una beca de investigación otorgada por la Fundación Villalar.

Muchos de los artefactos recuperados en la prospección pertenecen a tipologías bien conocidas por la investigación regional, por lo que su cronología puede ser establecida con relativa facilidad. Por ejemplo, los materiales tardorromanos fueron claramente identificados, mostrando una distribución geográfica determinada para este tipo de yacimientos, cuyas localizaciones se diferencian de los espacios de hábitat de otras épocas. Sin embargo, la cerámica altomedieval del área de estudio no es aún bien conocida, por lo que si bien logramos asignar ciertos tipos cerámicos a una laxa cronología medieval, no podíamos apurar demasiado sus cronologías (y por tanto las cronologías de uso de los asentamientos donde aparecían). Por ello, las campañas de excavaciones puntuales llevadas a cabo por nuestro equipo se realizaron en zonas como La Cabaña o Eras de San Pedro, donde a la aparición de materiales de este tipo se sumaba la presencia de silos en los taludes de caminos del entorno.

Con esta información a la vista, los resultados de nuestros trabajos son muy prometedores. En esta última quincena de excavaciones hemos algunas estructuras subterráneas de almacenamiento en Eras de San Pedro (ver imagen bajo estas líneas), que se unen a las ya documentadas en La Cabaña. Dentro de estos silos hemos recuperado materiales cerámicos, algunos de ellos claramente altomedievales, que aparecen junto a otros ante los cuales dudábamos hasta ahora acerca de su cronología. La importancia de estos descubrimientos radica en que estas cerámicas no se encuentran removidas por la acción del arado. Estos fragmentos aparecen en lo que los arqueólogos denominamos “contextos cerrados”, no alterados con posterioridad a su abandono. Lo cual significa que, por medio de analíticas como el radiocarbono, podremos fechar con relativa precisión su cronología. Esta nueva situación abre nuevas vías de trabajo, ya que al acotar mejor las cronologías de las cerámicas recuperadas en nuestras excavaciones, podremos reexaminar los datos de nuestras prospecciones de 2009 para localizar las aldeas altomedievales del territorio circundante al castillo de Cea y precisar mejor las cronologías de otros enclaves.

Vista de los silos subterráneos de época medieval documentados en Eras de San Pedro en pleno proceso de excavación.

Además, hemos tomado múltiples muestras de los materiales que rellenaban los silos subterráneos, con la intención de realizar analíticas que desvelen los usos de estas estructuras de almacenamiento. Algunas muestras serán cribadas y flotadas, con la esperanza de encontrar restos carbonizados de vegetales o granos de cereal. Con suerte, obtendremos valiosa información sobre la dieta de los habitantes medievales de Cea, sobre los tipos de cultivos, etc. Por otro lado, hemos recogido pequeños fragmentos de carbones que intentaremos datar por radiocarbono, con lo cual obtendremos fechas aproximadas sobre los momentos de uso y abandono de estos espacios de hábitat.

En definitiva, poco a poco vamos ampliando nuestras informaciones sobre la historia del entorno de Cea. Con las limitaciones en medios técnicos y de dotación presupuestaria impuestas en estos tiempos de crisis, desde nuestro equipo tratamos en todo momento de maximizar los recursos disponibles para obtener nuevos datos y concretar y exprimir los ya obtenidos en años pasados. Con estas advertencias a la vista, pequeñas intervenciones como las ya realizadas nos permitirán seguir avanzando en nuestras investigaciones hasta obtener unas bases sólidas con las que quizá abordar objetivos investigadores más ambiciosos. A la vez, intentaremos arrancar con las tareas de puesta en valor y difusión de nuestras investigaciones. Para ello, confiamos en poner en marcha nuevas iniciativas de las cuales iremos dando cuenta desde nuestro blog.