De Belmonte a Egipto: un viaje muy particular

El jueves 8 de abril nuestro grupo retomó sus actividades presenciales, en esta ocasión, en el Colegio Público Belmonte de Miranda. En este centro desarrollan en este curso escolar un proyecto que tiene por objetivo principal fomentar entre el alumnado la necesidad de salvar el agua como uno de nuestros recursos básicos. A través de una serie de viajes simulados, en los que actúan como emisarios de Poseidón, los más pequeños conocen la realidad del agua en otros continentes.

En esta ocasión, el destino era África. El taller tomó por espacio principal el del Antiguo Egipto, uno de los mejores ejemplos para ilustrar la importancia del agua en la historia y la aparición en torno a este bien de varias civilizaciones antiguas, como la egipcia. Tomando como eje vertebrador al Nilo, el taller mostró a los alumnos la relevancia de este elemento, capaz de articular en torno así a toda una sociedad, de la que se expusieron sus principales características e hitos cronológicos, así como los restos arqueológicos más singulares. Al mismo tiempo, recibieron una misión a través de una carta que ellos mismos debieron descifrar mediante la piedra roseta, en la que se les proponía la construcción de un nilómetro —para ser colocado después en el Río Pigüeña, en las inmediaciones del centro—, una actividad práctica que también sirvió para profundizar en la relación entre el río y sus fluctuaciones anuales y la agricultura del Antiguo Egipto.

Además de esta actividad, los asistentes pudieron conocer el proceso de momificación y sometieron al difunto al juicio de Osiris, un momento decisivo en la religión del Antiguo Egipto en el que se hacía balance de las acciones en vida y se dirimía su futuro en el paraíso.